¡Convierte la energía del sol en calor! ¡Aprovecha esta energía renovable para calentar el agua!

Cuando hablamos de ACS nos referimos al ‘agua caliente sanitaria’, es decir, al agua destinada al consumo humano (potable) que ha sido calentada. Este agua es utilizada en la vida cotidiana en actividades de aseo, de limpieza, de cocina… 

El agua caliente sanitaria es el segundo consumidor de energía; se tarta de un 26% del consumo energético total.  La demanda de energía para producir agua caliente es muy elevada por lo que es conveniente el aprovechamiento de las fuentes de energía renovables. Para el calentamiento de este agua se utilizan distintos medios como son el calentador de gas o el eléctrico. Sin embargo, existe otra fuente inagotable y natural de energía a través de la es posible conseguirlo. Hablamos de la energía solar térmica.  

La energía solar térmica o energía termosolar consiste en aprovechar la energía del sol para producir calor. Esto se realiza a partir de panales solares térmicos que captan los rayos del sol.

Además de conseguir una mayor rentabilidad, puesto que más del 50% de las necesidades de ACS pueden ser cubiertas por la energía solar, existen un creciente apoyo institucional hacia esta forma de energía. Concretamente, existen planes de financiación en muchas comunidades autónomas de España para proyectos con este objetivo. 

¿Cómo funciona? Te lo explicamos sencillamente; 

  1. El captador solar absorbe la luz solar calentando un flujo especial conductor de calor.
  2. La bomba transporta este fluido hasta el intercambiador de calor del acumulador solar.
  3. La energía térmica se almacena en un depósito. La cual posteriormente será utilizada para el calentamiento del agua.

Ventajas: 

  • Energía infinita 
  • Sin emisiones de CO2
  • Reduce los costes
  • Reduce el consumo de combustibles fósiles 
  • Puede combinarse con otros sistemas

La energía solar térmica se puede utilizar no solo en usos domésticos, en el calentamiento de piscinas o en la calefacción, sino que también se le puede dar un uso industrial. Aunque debemos tener en cuenta que para ello necesitamos elementos que permitan captar la energía (paneles solares), transportar (circuito hidráulico), cederla (intercambiador de calor) y acumularla (sistema de acumulación). 

En la actualidad y de cara al futuro la tendencia se basa en que el consumo de energía no renovable sea casi nulo, y esto es posible mediante el aprovechamiento de fuentes renovables como pueden ser el sol, el viento, la biomasa… Se trata de un intento por reducir la dependencia energética de los combustibles fósiles, que son los causantes de las elevadas emisiones de CO2 y, en consecuencia, del cambio climático, y, por otro lado, se trata de cumplir el propósito de mejora de la eficiencia energética. 

¡Anímate a utilizar energías renovables!

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2019 Ecosiona Energía. Todos los derechos reservados

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?